11/3/10

Recuerdos...

Los recuerdos y las lágrimas no nos traerán de vuelta esas 192 personas pero, si les recordamos jamás serán olvidados.

Si lloramos, encontraremos consuelo donde ni siquiera las palabras pueden ayudarnos a expresar lo que sentimos.

Debemos de recordarlas, por quienes fueron... Hoy un buen amigo que sabe que no estoy muy bien, me ha dado palabras de consuelo recordándome que estoy viva y que debo de disfrutar de la vida.

Una vida que a muchas personas robaron un día como hoy, por... a saber qué...

Él ayudo hace 6 años en el pabellón seis del Ifema a las victimas y sus palabras me han hecho pensar mucho.

Allí, él no se atormentaba por la imagen de lo que era el pabellón, sino por las anécdotas, los recuerdos de las personas que estaban allí... sus vidas, sus historias...

Todos tenemos una vida, unos sueños y deseamos un futuro en compañía de quienes queremos y por mucho que chille, llore y pataleé, nada ni nadie va atraer de vuelta a esas personas, ni va a ayudar a los que quedaron marcados, a las familias nadie les va a devolver a sus padres, a sus hijos, a sus hermanos...

Se alimentan de nuestra tragedia por eso nosotros no debemos olvidarles, sino recordarles por lo que fueron.


Le dedico esta entrada a Abraham, por su hermana Angelica. Por que él sabe que este donde este, su hermana siempre estará a su lado y también todos los que le queremos.

2 comentarios:

Jorge Martín dijo...

Siempre haces unas entradas impresionantes en el blog pitufa,que te voi a decir,hace pensar bastante...
Hablaremos de ello cuando nos veamos,si quieres
Ya sabes,un beso y esas cosas que se suelen decir
;)

abraham dijo...

Gracias por escribir esto, María. Un beso.