15/4/12

Un 11 de Abril cualquiera...

Te levantas de la cama, en tu habitación y estas sola, desayunas en la cocina de tu casa como cualquier otro día y vas a tus clases para tu futuro que es lo más importante en ese momento... pero te das cuenta de que no estas en tu casa, sino en un hospital y despiertas en un sillón con dolor de espalda, junto a tu abuela y tu tía, desayunas un café de maquina y lo único que te importa son las personas que amas.

Nada en está vida vale la pena, ni la ropa, ni las muñecas, ni los zapatos, ni los videojuegos, ni un futuro impredecible. Nada. Sólo importa el amor y los recuerdos.
Sólo importa ayudar y amar, abrazar y estar con quienes amas. Todo el tiempo que la vida te deje disfrutar y no perder el tiempo en tonterías.

Mi abuela falleció para millones de personas en un 11 de Abril cualquiera, pero para a mi ha sido uno de los peores días de mi vida. Han sido unas semanas duras en muchos aspectos y alegres en otros.
Nunca me he llevado bien con mi abuela, es más desde niña siempre estábamos riñendo pero nos amábamos y eso es lo que importa. Me da tanta pena pensar que en aquel que fue mi pueblo no me queda nada, salvo una casa vacía a la que volver.
Donde cuando suba, ya no me recibirán con besos y abrazos, ni con el olor de las flores de una preciosa terraza, ni con el olor de la más exquisita de las comidas, sino con un breve y triste silencio.
Tan breve que no sabré ni donde estaré por un momento.

"Recuerda, por que ahora ellos están en ti."
Os dejo con una preciosa entrada que ha dejado mi hermano en su blog: http://lascadenasdeandromeda.blogspot.de/2012/04/la-orfandad-del-amor.html

1 comentario:

Máscara dijo...

Llórala, échala de menos, recuérdala... pero sobre todo, nunca olvides que ella estaría feliz de verte que la recuerdas con ese cariño con el que escribes.

Y un día no llorarás, pero se te dibujará una sonrisa en los labios cada vez que la evoques...

Mucho ánimo.