6/1/13

Adiós, vida

Te prometo que nunca te haré de menos.
Te prometo que nunca te haré daño.
Que te quiero.
Te prometo un futuro a tu lado, lleno de ilusiones.
Te prometo quererte hasta el fin de los días.
Te prometo seguir mis sueños, de la mano de los tuyos.
Te prometo abrazarte cuando estés mal, aunque no me quieras ni mirar.
Prometo no defraudarte, ser comprensivo, jamás humillarte y secar tus lagrimas.
Prometo...
Te prometo...
Y se rompió...

Nunca deseas ver mal a alguien a quien amas, pero es inevitable sentirse triste y nostálgico, al verle tan feliz con otras personas, es egoísta... lo sé, pero, ver sus nuevas fotos sin estar a su lado, siendo el de siempre, siendo tan feliz, rodeado de chicas y personas que están en otro mundo al que no perteneces. Esa sonrisa te destroza, que no luche por ti te destroza, que no le importe tu pena te destroza, el que no te busque, el saber que nunca te quiso, ni jamás lo hará...

No poder salir a la calle, porque en cada esquina hay un recuerdo. No dejar de llorar por los momentos vividos, que no puedes evitar recordar, para tu desgracia; con sufrimiento, por que el amor es sufrimiento...  y no te deja respirar.

Te prometo... que cambiaré, crees de nuevo y de nuevo te pisan el corazón haciéndolo pedazos.
Una y otra vez.

Yo sólo se que, Te quiero.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No existe condena que dure cien años.

M a r í a dijo...

Gracias :)